Conciliación y cultura corporativa.

El 1 de septiembre nació mi segundo hijo, Gael.

Si durante el siguiente mes y medio me escribiste un email, recibiste un auto-response como este:

Hola!

He tenido la suerte de poder juntar mi baja por paternidad con las vacaciones, así que estaré descubriendo a Gael hasta el 14 de octubre. :)

Gael Sailor. Conciliación

Si tienes alguna consulta urgente, por favor, escribe a: xxxxx@xxxx.xxx

Gracias y nos vemos a la vuelta! :)
c

Sí. Un mes y medio.

He de reconocer que dudé si hacerlo o no, pero no encontré ningún argumento en contra lo suficientemente fuerte. Aquello que me hizo dudar, sin embargo, lo vi reflejado más tarde en las reacciones de sorpresa e incredulidad de algunas personas, e incluso de, llámalo bromas criticonas, llámalo reproches amistosos. Sin mala intención, con un trasfondo cariñoso incluso, pero ahí estaban.

Mi renovada paternidad, por otra parte, me ha vuelto más selectivo en cuanto a aquellos eventos que me van a requerir sacrificar tiempo en familia. Esta es una de las razones por las cuales ni siquiera me planteé asistir a Codemotion Spain 2016. Sin embargo, sí que estuve curioseando a través de Twitter durante los dos días que duró. Y así, me encontré con este tuit de David Bonilla (sí, se le cayó la H, ya se dio cuenta solito… pásalo por alto vale?):

Una hora más tarde, ya habíamos cerrado un hangout en la agenda con Susana Morcuende, la instigadora del movimiento, para entender en qué consistía Yo Soy Tu Madre, y cómo podíamos colaborar desde Runroom.

Una de las cosas que me quedaron claras del hangout, es que Yo Soy Tu Madre no se limita únicamente a trabajar por la conciliación, sino que lo que pretende es dar visibilidad a aquellas empresas que cuiden a sus trabajadores y fomenten culturas colaborativas y centradas en las personas.

Podéis ver la charla que hicieron Susana, Yamila y Jorge en Codemotion, aquí:

A petición de Susana, traté de explicarle cómo es nuestra cultura corporativa. Cómo habíamos arrancado hacía un año y medio un proceso de alineación, donde los más de cuarenta runroomers pudimos aportar nuestras visiones y propósitos individuales, a partir de los cuales logramos co-crear La Visión de Runroom, hacer explícitos nuestros principios, e incluso desarrollar nuestro BHAG (Big Hairy Audacious Goal)

Valores y principios de Runroom

Detalle de una composición de cuadros expuesta en una de las paredes de Runroom

Le contaba que, desde el punto de vista del management, el objetivo es consolidar una cultura de decision makers, así como poner foco en el desarrollo profesional y personal de todo el equipo. Le puse un par de ejemplos que a mi me parecieron dignos de mención, como cuando hace unos meses los equipos decidieron reestructurarse, y ellos mismos diseñaron cómo iba a ser la nueva configuración, en función de sus skills, del portfolio de proyectos existentes y, todo ello, pensando en el bien común.

BHAG Runroom

Big Hairy Audacious Goal de Runroom

O como cuando hace un par de semanas, unos cuantos miembros del equipo presentaron a toda la empresa una iniciativa definida por ellos mismos, que tuvieron a bien llamar «Career Path», donde propusieron un sistema voluntario de mentores y tutelados, y destacaron los siguientes objetivos, y cito textualmente:

  • Creación de una cultura de tutoría
  • Romper la mentalidad de “silo” entre los equipos
  • Atraer y retener talento
  • Beneficio Económico al recurrir a expertos internos para el desarrollo
  • Mejora de la productividad a través del desarrollo profesional
  • Traspaso de conocimiento

No sé a ti, querido lector, pero a mi estas cosas me emocionan profundamente y, no te voy a engañar, me hinchan el pecho. Y sé que a Susana también le resonó lo que le expliqué porque, pese a que prácticamente no hablamos de conciliación, me confirmó que somos el tipo de empresa que busca. Y nos comprometimos mutuamente a organizar un meetup en Runroom en enero. Stay tuned.

La inexorable ley de la Gravedad.

Y quiso el destino que, esa misma semana, dijéramos adiós a un cliente con quien llevábamos más de un año trabajando pero que, en los últimos meses, sentimos una pérdida de percepción de valor hacia nuestro trabajo.

Son esas cosas que escuecen. En todo ese tiempo, desarrollamos un e-commerce que nos encanta, y un buen montón de campañas de marketing con unos kpi’s realmente brillantes… Pero pese a la ilusión que nos hacía el proyecto, pese a la implicación de todos y cada uno de los miembros del equipo por volcar todo su talento en la entrega de valor, pese a la transparencia con la que gestionamos lo económico y la dedicación, y pese a todos los esfuerzos que quisimos invertir en esa labor didáctica tan necesaria en los clientes no-nativos digitales, no fuimos capaces de ponernos en valor. «Es que nos cobráis por todo», fue el feedback que, un par de semanas antes del adiós definitivo, me dio a entender que ya no había nada que hacer.

Sí. Cobramos por trabajar. Culpables.

Y fue en la última conversación que mantuvimos, previa a una cordial despedida y mutuo agradecimiento por todo lo que nos habíamos aportado, cuando me di cuenta, en el último reproche que me lanzó mi interlocutora, que existía una enorme brecha subyacente provocada por una incompatibilidad de valores: «Yo he sido madre y he contestado al teléfono mientras estaba de baja»

Hostia.

Me tomó un minuto entenderlo. En mi ausencia, el rol de consultor que yo realizaba quedó cubierto al 100% por uno de mis socios (en quien, ni que decir tiene, confío ciegamente tras más de 13 años trabajando y creciendo codo con codo). Ella preguntó por mi y él le dijo que yo estaba de baja, pero que conocía el proyecto a la perfección y que estaba a su absoluta disposición. Y no sentó bien. Que yo dedicase un mes y medio a mi paternidad y no estuviese disponible al teléfono, no sentó bien.

Y ahí es donde uno entiende cuál es el verdadero problema de la conciliación. Y ahí es donde uno se da cuenta de cuáles son los verdaderos valores propios, figuren o no en un cuadro colgado en la pared:

Los valores son aquello por lo que estamos dispuestos a decir que no, a pesar de las consecuencias.

Y todo lo demás, se rige por la Ley de la Gravedad. Cae por su propio peso.

j j j

Gracias, CAS2k14

Muchos sabéis que este año uno de los proyectos personales donde he invertido un montón de energía e ilusión ha sido la organización de la Conferencia Agile Spain 2014, el ciclo de conferencias de temática ágil más importante que se celebra en España.

Esta quinta edición era quizá la más arriesgada y ambiciosa de las realizadas hasta el momento, ya que nuestro principal objetivo era impactar en el management de este país desde un punto de vista Agile. Nuestro sueño es que las empresas sean lugares donde la gente pueda no solo aportar valor a la sociedad, sino también crecer como personas.

El del escenario soy yo en la breve charla de apertura del evento. Un súper honor. (foto de @jaumejornet)

El del escenario soy yo en la breve charla de apertura del evento. Un súper honor.
(foto de @jaumejornet)

Me siento más que satisfecho con el resultado de la conferencia, agradecido con todos los voluntarios que la hicieron posible, impresionado por los más de 500 asistentes, afortunado por haber compartido el proyecto con mis compañeros de organización y especialmente con mi hermana, y emocionado por el feedback recibido, que se resume en la opinión generalizada de que ha sido el mejor evento ágil de los últimos años en Europa.

Os comparto la lista de reproducción de todas las charlas de la conferencia (algunas son realmente reveladoras), y os invito especialmente a que invirtáis al menos 68 minutos de vuestra vida en ver el cierre del evento: una mesa redonda moderada por mi muy admirado y querido amigo Jorge Uriarte, que aceptó el reto sin rechistar.

No esperéis tecnicismos. No aprenderéis metodologías ni tácticas de management. Tan solo dedicad un rato a escuchar a estas tres Personas.

j j j

Podcast «Introducción a Agile» en WorkOS

El 6 de febrero de 2014, los chicos de WorkOS me invitaron a participar en su más que recomendable podcast junto a dos personas a las que admiro y respeto profundamente, no sólo en el campo de las Metodologías Ágiles, sino también en el plano personal: Jaume Jornet y José E. Rodríguez Huerta.

 

Desde ahora, recomendaré estos 107 minutos de audio a toda aquella persona que se me acerque buscando una buena manera de acercarse a Agile.
Gracias, José Carlos, Sylvain, Miquel y al resto de workitos que la estáis petando tantísimo.
Haz clic aquí para ir al capítulo del podcast:
Workos Podcast
j j j

Peligros y ventajas de #Scrumban

Hace casi un año que no escribo publico nada en el blog.

He arrancado un par de series de posts, a los que intento dar forma. Soy consciente de lo poco ágil que suena es esto. Debería hacer entregas frecuentes en vez de intentar tener el producto redondo… y eso forzosamente implica que debo cambiar mi visión y objetivos con respecto a este blog.

Y es que es muy complicado entregar algo de valor a una audiencia tan madura y exigente, qué demonios! :D

Aún y así, mantengo mi objetivo personal de intentarlo una y otra vez. Esa es la razón por la cual me propuse dar una charla en la Conferencia Agile Spain 2013.

Mi objetivo era, por una parte devolver a esta comunidad agilista algo de valor por todo lo que me ha aportado estos últimos años, y por otra, aprender de la experiencia de la charla en si misma.

Respecto al segundo objetivo, la verdad es que me ha sorprendido ver cuánto he asimilado de mi propia experiencia tan solo ordenando algunos conceptos y dándoles forma de guión, así que me he prometido a mi mismo repetir.

Respecto al primer objetivo, aquí tienes el resultado:

El vídeo de la charla

Los slides

P.D: Gracias a Ramón de Pitis por el cameo :)

1193507320_f

j j j

Mi análisis [Post 2/2 sobre la #CAS2012]

[box icon= info]Este post es la continuación de…

Sensaciones [Post 1/2 sobre la #CAS2012]

[/box]

La organización

Les comentaba a Kini y a Beas, parte del staff organizador, que mi percepción principal del evento era que habíamos aprendido de eventos anteriores. La madurez, no solo de la organización, sino también de los ponentes, me dejó impresionado. Ellos identificaron dos posibles causas:

– Por una parte, una de las primeras acciones que se llevaron a cabo por su parte fue repasar tanto las conclusiones extraídas de retrospectivas de anteriores CAS (el legado del anterior equipo), como los posts de análisis que habían ido escribiendo los asistentes. Bravo! Puede parecer una obviedad, pero yo sé lo que es organizar eventos y he de reconocer que nunca se me había ocurrido hacer ese esfuerzo de forma racional, consciente y voluntaria. Una lección de cómo aprovechar el feedback.

– Por otra parte, se hizo un esfuerzo activo en “tirar del hilo” de las charlas. No solo montar un call4papers y elegir qué charlas se agendaban en programa, sino que intencionadamente se propuso un poco de debate previo con cada ponente, ayudándoles a madurar conceptos y discurso. Ovación por favor. Los más curtidos en eventos ágiles recordareis, como yo, un delta recurrente en cada retrospectiva: la sensación de estancamiento y la necesidad de abrirnos a la comunidad internacional para no escuchar siempre lo mismo. Yo mismo he sido abanderado de esta opinión y en esta CAS2012 me he llevado un ZAS en toa la boca. Por supuesto, sigue siendo una asignatura pendiente la apertura a la lengua inglesa, pero no me voy con la sensación de haber escuchado lo mismo una vez más. Ahora estoy convencido de que aquí hay mucho nivel. Lo que pasa es que hay que ayudar a los valientes que se atreven a proponer una sesión a trabajar sus discursos, porque por mucha experiencia Agile que tengan, su actividad habitual no suele ser dar charlas.

Ojalá les sirva de algo este post a los amigos de Bilbao para la CAS2013! ;)

Dinamismo

Muy acertada también la apuesta por combinar charlas cortas, largas y talleres, dando espacio para el diálogo y sobretodo para pasillear.

Esos tiempos entre charlas combinados con el lugar en sí mismo, fueron muy claves. Si algo me llevo en la retina, es ese claustro que permitía ver en todo momento dónde estaba todo el mundo.

Me hice una promesa antes de viajar que cumplí a rajatabla: no caer en la fácil trampa de juntarme con “los de siempre”, los que veo a menudo en mi ciudad. Decidí dedicarme conscientemente a llevarme lo máximo de aquellos a los que la geografía no me permite más que disfrutar de mensajes de 140 caracteres en el día a día, y a conocer al mayor número de gente nueva.

No puedo estar más satisfecho con el experimento. Y desde luego, el formato de las comidas, pinchos y tapitas con todo el mundo de pie, en combinación con la arquitectura del lugar, fueron una ayuda enorme.

El contenido

“Madurez” sería la síntesis. Cada vez más presentaciones de verdad, de libro, buscando el contraste, la provocación y participación de los oyentes, con pocos mensajes por slide y muy escogidos, apoyándose en la potencia de una metáfora visual, con el diseño gráfico cuidado, los tiempos estructurados… Vamos, que parece que todo el mundo se haya leído Presentation Secrets, de Alexei Kapterev!

Y no solo eso.

Desde hace ya algún tiempo, observo que cada vez son menos las charlas técnicas enfocadas en el developer y más numerosas las de cultura corporativa, análisis de patrones de comportamiento, valores y principios, experiencias dolorosas en procesos de cambio, modelos organizacionales, etcétera.

Para mi, esto es un signo de madurez, un indicador de que ha calado el mensaje. No quiero decir con esto que las charlas técnicas me parezcan infantiles o inmaduras, nada más lejos. Pero sí creo que es síntoma de que hemos tomado conciencia de que El Cambio que abrazamos no debe estar limitado a la producción, organización y gestión de nuestros equipos, sino que está suponiendo ya una profunda transformación de nuestras empresas. Y con ellas, de nuestro sector. Y con él, de nuestro Sistema.

Me llevo…

Cáceres y su Ciudad Amurallada Patrimonio de la Humanidad. Gin tonics y muchas risas en la agilidad nocturna. Unas 15 horas de viaje en total con la mejor compañía posible. Compartir apartamento y más risas. La pasión de Guillermo y su visión global del cambio, de una Nueva Era. Los bandarras de Plain Concepts repartiendo leña entre copa y copa.

Y deberes:

– Montar un Open Space interno en Runroom. Ariel Ber acabó de animarme a llevar a cabo esta idea que me rondaba la cabeza desde hacía meses.
– La brillantez de Jorge Uriarte, siempre inspirador, me ha servido de ejemplo de cómo desarrollar un proyecto personal reflejando Agile en una metáfora. También planeaba por mi mente desde hace algún tiempo plasmar en un estudio de campo los paralelismos que encuentro entre dos mundos que me interesan: el management ágil y la crianza natural. Espero contar más cosas este año.
– Voy a intentar importar la idea de las Comunidades de práctica a Runroom, basándome en la experiencia de Telefónica I+D y de nuevo la de Ariel.
– Voy a hacer un esfuerzo activo por desarrollar una estrategia comercial para Runroom. Compartir experiencias y reflexiones con Diego Cenzano, CEO de Biko2, en plena agilidad nocturna, fue una de las revelaciones que espero repetir muy pronto…
– … y respecto a esto, empezaré por buscar con qué empresas me gustaría trabajar fijándome en los valores y principios que proyecten, tal y como Bea Martín, una crack como la copa de un pino me sugirió en el trayecto de vuelta (y por cierto, me prometió aparcar su timidez y compartir en la próxima CAS la impagable sabiduría que yo sé que atesora pero que a muchos de vosotros no os ha mostrado todavía)
– Vamos a acoger a la gente de Kaleidos que quiera venir de desksurfing. Creo que ellos están intentando cosas por las cuales ya hemos pasado nosotros, y viceversa.
– En esta línea, voy a empezar a escribir sobre Agile Marketing. Estamos haciendo avances muy guapos que quiero compartir y quién sabe si presentar en la CAS del año que viene…
– Ver la charla de Diego Cenzano en cuanto la cuelguen, que me la perdí!
– Desde ya, voy a incorporar los Mapas de Proyecto de Xavi Albaladejo a nuestro proceso de conceptualización, para aterrizar todo lo que saquemos de las inceptions que hagamos.
– Quiero trabajar con mi amiguito Marc Florit en la representación visual de la cadena de valor de Runroom. Hace tiempo que me persigue para ello, incluso desde antes de la CAS, pero este viaje ha servido para formalizar la intención.
– Voy a hacer un esfuerzo mayor por verme más a menudo con CEOs de empresas con visiones y valores alineados con Runroom. De hecho, desde que he vuelto de Cáceres he comido con Alexis y Alberto de Undefined, con Alex Ríos de Mobivery, y he tenido la suerte de compartir esta semana con Xavi Gost, Luis y Aitor de beCode. Es increíblemente enriquecedor compartir experiencias y puntos de vista. Espero ampliar la lista con motivo del taller de Niels Pflaeging en Runroom.

Una CAS para recordar. Espero que si te la has perdido, tengas un buen motivo!

j j j